Guía Básica a la Relación de Aspecto o Aspect Ratio - Desde el Cine hasta la Fotografía - Parte 2

Todo fotógrafo o cineasta que se precie de ser un verdadero aficionado, sabe algo de (Y adora jugar con) las relaciones de aspecto, o aspect ratios en inglés. Y con todas las encarnaciones de tamaños de imagen a lo largo de los años, es fácil perderse o confundirse. Pero no teman, pues si alguna vez se preguntaron qué significa el famoso 4:3 o qué son los Academy Ratio o CinemaScope, o simplemente quieren saber por qué sus pantallas de PC y TV tienen la forma que tienen, entonces estos artículos, de la mano de la Revista Empire y otras fuentes, van a darles respuestas.

Los Básicos



La idea esencial detrás de las relaciones de aspecto es bastante simple. Usualmente las verán referidas como dos números, separados por dos puntos. Por ejemplo, 4:3. O 1.33:1. En cada uno de esos casos, el primer número se refiere al ancho de la pantalla, y el segundo, a la altura. Entonces, por cada 4 pulgadas o centímetros de largo, habrá 3 de altura.

Si su aritmética mental es suficientemente rápida, notarán que 4:3 es lo mismo que 1.33:1. En realidad, ya sea que quieran expresar el ratio en números enteros (4:3), o siempre tener el segundo número como un 1 (1.33:1) se trata más que nada de una particularidad estilística. El último es probablemente más común hoy en día, y como tal, pueden llegar a ver número sin ":". Captain America: The Winter Soldier, por ejemplo, tiene un ratio de 2.35. Eso significa que el escritor es un haragán, al que no le daba la gana colocar el ":1" después.

En el Principio

Hace un siglo atrás, los primeros films eran proyectados en el ratio mencionado arriba: 4:3. En el carrete perforado estándar, esto significa que la imagen tenía cuatro perforaciones de alto. Con el advenimiento del sonido (Que pronto fue incorporado al mismo carrete, en vez de una grabación gramofónica separada), esto se alteró ligeramente para incorporar la información de audio. Entonces las dimensiones originales del film (1.33:1) cambiaron a 1.37:1. Este fue el ratio aprobado oficialmente por la Academy of Motion Picture Arts and Sciences (La gente de los Oscar) en 1932, y así empezó a conocerse como el Ratio de la Academia.

Esta relación de aspecto gobernó Hollywod durante los siguientes 20 años. Su encarnación más famosa se puede ver en la película Ciudadano Kane, con las técnicas pioneras y la extraordinaria experimentación visual de Orson Welles, todas capturadas en el Academy Ratio.



Si van a Pantalla Completa, verán las barras negras laterales a cada lado. Son importantes...

Yendo a lo Grande

En los años 50', la televisión se volvió muy popular, y los estudios de cine se pusieron nerviosos. Algunos predijeron el fin del cine, y parecía que algo tenía que hacerse para traer de vuelta a los consumidores a la pantalla de cine. Para ello entraron al formato Widescreen.

El Cinerama en Pleno Funcionamiento
En 1952, el Cinerama fue revelado, jactándose de un hasta-ahora-no-visto ratio de 2.59:1. Bueno, en realidad con lo de "no visto" me equivoco, pues en 1927, un sistema llamado Polyvision fue desarrollado, utilizando una espantosamente grande relación de aspecto de 4:1. Necesitó de tres carretes de 1:33 siendo proyectados lado a lado, y fue pensado exclusivamente  para el épico rodaje final del Napoleon de Abel Gance. Desafortunadamente, podías ver claramente las divisiones entre cada una de las imágenes proyectadas, así que estaba lejos de ser una imagen continuada. La cosa entera era ridícula, y no consiguió despegar.

De todas formas, el Cinerama consiguió manejar mejor la técnica. Similar al Polyvision, usó tres cámaras y tres proyectores para conseguir una imagen más larga, más amplia, pero era mucho más suave. En adición, se proyectó en una pantalla curva, entonces mejorando la inmersividad de su ratio 2.59:1.

Mientras que la configuración de la técnica de una multi-cámara/multi-proyector no era ni barata ni práctica (Particularmente debido a que sólo podías manejar una distancia focal), el encanto del widescreen se probó muy fuerte como para ser ignorado. Entonces, desde el Cinerama, los cinéfilos fueron inundados con varias propuestas en widescreen.

Final de Napoleon de Abel Gance proyectada como fue pensada,
 tres proyectores polyvision,en el San Francisco Silent Film Festival 2012

CinemaScope consiguió utilizar un 2.35:1 (Entonces un poco menos ancho que el Cinerama), y lo hizo sólo con una cámara y un proyector, utilizando una lente anamórfica. A modo de lograr este efecto, la cámara debe usar la lente anamórfica para capturar la acción. Esto básicamente resulta en que la imagen del carrete de 35mm. terminará distorsionada, pero siendo también de mayor calidad, ya que no habrá superficie desperdiciada en el film. El proyector entonces debe tener una lente anamórfica complementaria cuando la película es exhibida, entonces devolviéndola a una no-distorsionada y exquisita versión widescreen.

Y como se puede esperar de los inseguros de Hollywood, pronto se pusieron nerviosos y empezaron a medirse unos contra otros. Entre ellos, MGM experimentó una especie de síndrome del hombre pequeño, que lo hizo lanzar el MGM 65, desarrollando una relación de aspecto impresionante de 2.76:1 en carrete de 70mm -el doble de largo que el de 35mm. al que estamos acostumbrados-. Esta fue usada en la famosa película Ben-Hur, de 1959.



Cambiando las Cosas

Desde entonces, las relaciones de aspecto han ido cambiando, pero cada vez más en línea con el gusto más que con la tecnología. Los cineastas hoy en día tienen una gran cantidad de opciones a su disposición, pero las proporciones más comunes de las películas modernas son 1.85:1 y 2.39:1. 

Por supuesto, un montón de cineastas no se contentan con una sola relación de aspecto. En "A Serious Man", de los Hermanos Coen (Matrix) realizaron su prólogo enigmático 4:3 antes de cambiar a 1.85 para el resto de la película. Sam Raimi hace algo aún mejor, en "Oz: The Great And The Powerful", y hace el cambio de la relación de aspecto a mediados de toma - de 4:3 a 2.35:1. (Ver trailer a continuación desde 30 segundos en adelante).


En "The Grand Budapest Hotel", Wes Anderson es como un niño en una tienda de lentes de cámara, y da a los espectadores una especie de historia resumida de relaciones de aspecto en tres sencillos pasos. Comienza bastante normal, con el prólogo (y epílogo) presentado en la relación moderna bastante convencional de 1.85:1 ...


La película luego cambia a 2.35:1 para sus secciones 1960, donde Jude Law y F. Murray Abraham se encuentran y conversan mientras cenan...


Anderson entonces cambia la relación, una vez más al Antiguo Ratio de la Academia (1.37:1) en el cuerpo principal de la película ...


Todo este cambio de relaciones de aspecto es bastante inusual. De hecho, cuando Grand Budapest fue llevada a los cines, ésta fue acompañada de una tarjeta con instrucciones especiales para el proyeccionista, a fin de garantizar que la película se proyecte correctamente. Si sólo los fabricantes de VHS hubiesen tomado el mismo cuidado...

Las Comodidades del Hogar

Como se detalla más arriba , cuando los televisores comenzaron a generalizarse en la década de 1950, se pegaron a las dimensiones de pantalla que encajaban con las películas: 4:3 . Una vez que se hizo popular el formato widescreen, entonces nosotros teníamos un problema: cuando las películas en widescreen se muestran en un televisor de 4:3, no encajan . Citizen Kane se veía genial , pero Ben-Hur estuvo plagada por grandes barras negras en la parte superior e inferior - esto se conoce como letterboxing .

No fue hasta finales de 1980 que las dimensiones de televisión comenzaron a ensancharse (ver abajo), y como tal, hubo un montón de compromisos difíciles en esos 30 años vacíos. Si la película era una glamorosa y sofisticada rubia, la televisión era un adolescente sudoroso y nervioso , y cuando las películas bustonas como Ben-Hur aparecieron en la pantalla pequeña, el televisor no estaba muy seguro de dónde poner sus torpes manos.

La solución más atroz y tristemente común durante mucho tiempo fue el engendro conocido como "pan y scan" . Esto ajustaba las películas en widescreen para que quepan en televisores de 4:3, mientras que evitaba las imágenes distorsionadas y las barras negras en la parte superior e inferior (o en los lados) - en otras palabras, se evita el letterboxing y pillarboxing (Las barras laterales). Y suena muy bien, pero en realidad resultó mucho peor.

Para que la imagen logre encajar sin distorsión alguna, las partes a menudo se cortaban . Esto significaba que para las películas más épicas en 2.35 o 2.75, la mitad o más de la imagen original se pierde. El rectángulo 4x3 recorre de lado a lado a través de la imagen, y captura lo que el fabricante considera que es la parte más importante de cada toma. Por lo tanto, "Pan" . "Scan" se refiere al acto de copiar esa parte específica de la imagen en la que se centra el marco de 4x3 .

La técnica era una favorita de los fabricantes de VHS, y muchos espectadores casuales no llegaban a enterarse de que partes cruciales se perdían. Si bien no es tan primitivo como un "Corte Central" (donde el marco de 4x3 es literalmente tomado del centro de una imagen, y nunca se mueve), los elementos se pierden inevitablemente.

A Martin Scorsese le gusta señalar que en Ben-Hur, la magnífica carroza tirada por cuatro caballos de Charlton Heston, parece tener sólo dos en su encarnación del "pan and scan". 


Los Cambios de Forma

Por último, a finales de 1980, un replanteamiento dimensional estaba en orden. Después de un poco de prevaricato, el 16:9 se determinó como el formato definitivo, ya que ofrece un compromiso razonable entre las distintas relaciones de aspecto que se ofrecen. Poco a poco, los programas de televisión alcanzaron y empezaron a producir contenido para adaptarse a una pantalla de 16:9.

Durante un tiempo, la BBC y otras emisoras alentaron a los programas que se filmaban en 16x9 a tener cuidado al momento de mantener todos los elementos visuales importantes dentro de un cuadro de 4x3 central. Esto fue conocido como "Disparar y Proteger", y estaba destinado a garantizar que la audiencia televisiva 16:9 tenga una imagen de pantalla completa encantadora, mientras que la audiencia del 4:3 no perdió ninguna información crucial cuando secciones de la imagen se cortaron en sus TVs.

Aunque los televisores han cambiado y las cintas VHS esperan sentadas en las tiendas de caridad, el fantasma del Pan and Sacan todavía persigue a la humanidad. Hoy en día, el mismo tipo de problema puede ocurrir cuando los espectadores felizmente inconscientes tienen su TV ajustada en Zoom. Esto asegura que cuando es usado este ajuste en un televisor de 16:9, películas en el Ratio de la Academia pierden la parte superior e inferior en el proceso de llenar la pantalla. Hace unos días vi la épica Seven Samurai (1954), y la solución simplemente es abrazar las pillarboxes a ambos lados - Son nuestras amigas. 


Es evidente lo difícil que es mantenerse encima de los cambios constantes de las relaciones de aspecto. Y directores como Christopher Nolan no están ayudando en el asunto, filmando algunas escenas en IMAX, como en "The Dark Knight". Pero si quieren evitar que trozos de una película caigan fuera de la pantalla, o están dispuestos a explicar a todos sus amigos desinteresados ​​por qué las películas de Wes Anderson siguen aumentando o disminuyendo de tamaño, las relaciones de aspecto son demasiado importantes como para ser ignoradas.

Fuente: Empire

Esto es todo por hoy! Espero que les haya gustado el post, y no duden en comentar y compartir!

Hasta la Próxima y Carpe Diem People!

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola otra vez! Me agradaría saber qué te pareció este artículo, ¿por qué no dejas un comentario?

¡Recomienda este blog!