Columna del Editor: La Grande Bellezza, la Película que Ningún Fotógrafo Debería Perderse

Pocas películas dejaron una marca tan indeleble en mi retina como lo ha hecho La Grande Bellezza (La Gran Belleza), película originalmente estrenada el año pasado, y ganadora del Oscar a Mejor Película Extranjera este año, razón real que me llevó a verla.


Dirigida por Paolo Sorrentino, y bajo la fotografía del italiano Luca Bigazzi (Considerado uno de los mejores cinematógrafos de la actualidad), La Grande Bellezza nos lleva en un íntimo viaje, desde los rincones más icónicos de la hermosa ciudad de Roma, marcada por magníficos atardeceres y vistas majestuosas de la misma, hasta la vida misma de los personajes que hacen parte de esta pieza de arte.


Intentando hacer la sinopsis y el análisis lo más cortos posible, empezaré diciendo que la película es un drama-comedia que trata de la tremendamente excéntrica vida de Jep Gambardella, actual reportero y escritor de una sóla gran obra en su juventud que, a lo largo del film, experimenta y se hace parte del jet-set romano, poniendo en evidencia los excesos y lujurias que tanto los caracterizan, haciendo un análisis profundo y acertado de su vida actual y pasada.

Habrá momentos en los que nos sentiremos horrorizados por el cinismo de sus personajes, pero pese a ello, éstos no dejarán de verse como criaturas intrigantes y magnificentes, debido al cuidado que fue vertido en ellos.  

Y al final del largometraje, altamente disfrutable de inicio a fin, terminarán preguntándose un par de cosas sobre sus vidas, sobre la sociedad, y sobre el significado de las cosas... Pero no quiero hablar más del guión, pues estaría revelando más de lo necesario.


Pero si tengo que tener en cuenta un aspecto importante que Sorrentino utilizó para transmitir su mensaje, además de la memorable banda sonora, es la fotografía. Los retratos en primeros planos y los paisajes de Bigazzi son simplemente magistrales. Y todos, en su gran cantidad y variedad de ángulos, tienen la intención de compartir el mensaje de la película. Es tan buena, que en muchas oportunidades incluso me pregunté si era el crédito de los actores, o también se debía crédito al Director de Fotografía. Diría que es la combinación de los dos. Incluso resulta así de llamativa, que en momentos llegó a parecerme surrealista, pero de un modo agradable, uno que me permitió apreciar la atención al detalle que se le otorgó a cada toma.

Y de nuevo, debo recordar que todo es adrede, pues el film también tiene la intención de darnos ese pequeño paseo por Roma, a modo de hacerle algún tipo de publicidad a la vez que narra la historia que le compete. Claro que, sin decirlo abiertamente. Pero puedo decir con seguridad que Sorrentino ya me vendió un pasaje a la antigua ciudad.


Entonces, si alguna vez quisieron aprender cómo transmitir un mensaje claro con una sola foto, no tienen que buscar más allá de esta película. La Grande Bellezza, efectivamente hace justicia a su nombre en todo ámbito, no sólo el fotográfico, y les prometo que es un film que los dejará boquiabiertos. 

Porque me dio una muy grata sorpresa, recibe el Sello de Editor's Choice de PhotoBlog Magazine.



Mi sugerencia? Alquílenla cuanto antes, en calidad Blu-Ray, y véanla en la pantalla más grande que puedan.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola otra vez! Me agradaría saber qué te pareció este artículo, ¿por qué no dejas un comentario?

¡Recomienda este blog!