Bitácora de Viaje: Los Paisajes y Su Gente

Falta poco para que vuelva a Asunción, y todavía tengo algunas decenas de fotos que me gustaría compartir, entre ellas retratos y paisajes. Pero deduzco que lo mejor por ahora va a ser volver a mis actividades Photobloggeras.

Ésta es la última parte de mi corta bitácora, y aunque luego iré actualizando los capítulos, en esta quiero hablar de algunos clásicos que acompañan cada viaje. Son los paisajes y los retratos callejeros.

Florianópolis es una isla perteneciente al Estado de Santa Catarina, ubicada hacia el límite suroeste del Brasil, prácticamente en medio del Océano Atlántico. E Ingleses do Rio Vermelho - la ciudad se llama así porque en un inicio fue fundada por piratas y marinos ingleses allá por mitad del siglo XVIII- se ubica al norte de la isla.

Habiendo aclarado esto, toca pensar que casi toda la gente que vive en la isla es la típica isleña, de pescadores y surfistas... y no se equivocan. Pero lo cierto es que Florianópolis también la componen miles de mezclas particulares, que hacen a unos ciudadanos tan particulares y variopintos; como cabe esperar de gente cuyos ascendientes vienen de las Islas Azores y de Inglaterra.

Así, si bien la mayoría de mis retratos favoritos esperan a ser revelados en un carrete de 35 mm., aún tengo algunas fotos hechas con mi confiable teléfono.


"Peixaria do Mercado de Floripa", por Augusto Ferreira. (1/125, ISO 200, f 2.8. Nokia Lumia 920)


En fotografía callejera, acostumbro a pedir permiso para tomar las fotos. Pregunto nombres e historias. Pero otras veces, bueno, tomo a la gente por sorpresa.

El Mercado Público de Florianópolis, se sitúa a más de 40 Km. de Ingleses, y se encuentra en el centro turístico, administrativo y comercial de la Isla. Es un hito que sin duda cualquier nativo reconocerá así se lo mencionen.

Ya existía una idea fundamental sobre el mismo a finales del siglo XVIII, y funcionaba en barracas y tiendas establecidas por la Capitanía de Santa Catarina, apenas como una plaza comercial. Pero el predio que todos conocemos ahora, fue construido recién en 1851, y se mudó a su ubicación actual en 1899; y hasta ahora sigue en pleno funcionamiento, alojando principalmente bares y "petiscarías", que son aquellos locales en donde se venden mariscos y peces traídos directamente del puerto, que no está muy lejos de allí.


"Huellas en la Arena", por Augusto Ferreira. (1/2500, ISO 100, f 2.8. Nokia Lumia 920)

La playa de Ingleses se extiende alrededor de 8 Km. Se caracteriza por tener una de las extensiones de dunas más grandes del litoral, en una de sus puntas más alejadas, y tengo que admitir que subir a través de ellas es divertidísimo, ni qué decir sobre tirarse de la cima rodando, o deslizándose en una sandboard

Gracioso resultó, que mientras realizaba el Time-Lapse del que había escrito en otro momento, una pareja de no-sé-cuál nacionalidad - porque el marido hablaba el portugués un poco atravesado-, me preguntó en dónde quedaban estas montañas de arena. Les dije -ya que conozco relativamente bien la ciudad- que quedaban a unos 4 o 5 Km. (Ellos venían desde la punta indicada, es decir, en dirección contraria). Y cuando mencioné la distancia, la esposa soltó un bufido, él arqueó las cejas, y me agradecieron... Creo que no llegaron.


"Desolação", por Augusto Ferreira, (1/275, ISO 200, f 2.8. Nokia Lumia 920)

Esta playa finaliza, a ambos extremos, en impresionantes morros que logran cubrir todo el panorama. Y en ocasiones, las nubes llegan a atrapar dentro suyo a las puntas de los mismos, ofreciendo vistas cinematográficas admirables.

Y al final, tanto ustedes como yo sabíamos que no podía faltar el último paisaje que este viaje iría a ofrecer. "Desolação" fue capturada el último atardecer que pasamos en esta ciudad, cuando ya poca gente seguía en la playa.



No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Hola otra vez! Me agradaría saber qué te pareció este artículo, ¿por qué no dejas un comentario?

¡Recomienda este blog!