Columna del Editor: El Papel de la Mujer en la Fotografía del Siglo XIX

Estudio de Beatrice Cenci, por Julia Margaret
Cameron, 1866.
El día de ayer me reuní con una vieja amiga, y mientras nos reíamos de sus fotografías de pájaros con sobrepeso, me llegaron algunas preguntas, poco normales para el contexto en el que estaba, pero preguntas al fin:

¿Empezaron las mujeres en la fotografía al mismo tiempo que los hombres? ¿Quiénes fueron las precursoras de tantas grandes fotógrafas en la actualidad? ¿Cuáles fueron sus obras? ¿Ha sido su contribución tan significativa como la de los hombres?

Éstas preguntas podrán responderlas ustedes mismos una vez que lleguen al final de la nota. Pero la verdadera razón por la que escribo esta columna, es que siento la necesidad de hablar de todas aquellas fotógrafas cuyas contribuciones afectaron de manera trascendental a la fotografía de los siglos venideros. Es decir, conocemos a tantos fotógrafos famosos, pero sabemos tan poco de las mujeres que participaron en la gesta de un arte que hoy vemos y nos acompaña a todas partes del mundo. 

Por lo que he podido investigar, las mujeres han acompañado a la evolución de la fotografía desde que ésta nació, ya que las primeras en el tema usualmente eran las esposas de los pioneros en la fotografía, o eran cercanas a sus familias. Ellas provenían principalmente de Francia e Inglaterra, y luego, allá por el año 1840, de otros países de Europa, tales como Alemania o Dinamarca.



Las Amateurs

Todo comienza con algún amador, alguien que ama la actividad que realiza, algún hobby a veces obsesivo, y por supuesto que, así como los hombres lo hicieron, las mujeres empezaron como fotógrafas amateurs, y estaban involucradas desde el principio. La historia revela que la primera mujer que públicamente se dio a conocer como fotógrafa, fue Constance Fox Talbot (1811-1880), quien se había puesto a experimentar con este proceso en 1839. Ella era la esposa del científico y competidor directo de Daguerre, Henry Fox Talbot, con el Calotipo como proceso estandarte, y que sin duda fue un proceso clave en el desarrollo de la fotografía en sus primeros años.

Algas en cianotipia, por Anna Atkins (1843)

Por otro lado, Anna Atkins (1799- 1871), botanista, también fue introducida a la fotografía por Fox Talbot, explicándole sus procesos respectivos. Y luego de aprender acerca del proceso en Cianotipia de mano de su propio inventor, John Herschel, ella pudo producir fotogramas en cianotipia de algas secas. Las publicó como parte de un estudio en 1843 en su libro Photographs of British Algae: Cyanotype Impressions (Fotografías de Alga Británica: Impresiones en Cianotipia), considerado el primer libro con ilustraciones fotográficas.


Las Profesionales

El Interior de San Mateo, por Élisabeth
Disdéri, 1869.
Era implícito el hecho de que para ser fotógrafo, uno debía pertenecer a las clases altas, puesto que era un hobby extremadamente costoso, imagínense que no sólo se debía adquirir la cámara, que podía costar miles de dólares, sino que también los fotógrafos debían de costearse los químicos, placas, asistentes, y un estudio para revelar las fotografías. De este modo, sería muy difícil ver a mujeres fotógrafas que no fueran de familias adineradas o cuyos esposos no fueran hombres de mucho dinero. Supongo que en el fondo, ya existía una suerte de movimiento feminista implícito en las damas de la época, ya que al cabo de pocos años de haber nacido el arte, estas pioneras empezaron a tomar a la fotografía desde el lado profesional, independientemente o en conjunto con sus esposos.

En Francia, Geneviève Élisabeth Disdéri (1817-1878) fue una de las primeras profesionales en el negocio fotográfico. Desarrolló este emprendimiento junto con su esposo, André-Adolphe-Eugène Disdéri, quien es recordado por patentar el proceso "carte de visite". Geneviève estableció un estudio de daguerrotipos en Brest, a finales del año 1840. Después de que su esposo fuera vivir a Paris en el año 1847, ella continuó el negocio por su cuenta. 
Carte de Visite o Tarjeta de Visita
de Giuseppe Verdi.

Así como ella, Bertha Wehnert-Beckmann (1815-1901), la primera fotógrafa profesional en Alemania, quien abrió un estudio en Leipzig junto con su marido en 1843. Y en los Estados Unidos, Sarah Louise Judd (1802-1886), quien fue registrada realizando daguerrotipos comercialmente en Minnesota, en el año 1848.

En mi opinión, una mujer realizó una de las mayores contribuciones a la fotografía profesional, ella es Frances Benjamin Johnston (1864-1952), fotógrafa y periodista estadounidense, quien en 1897 publicó el artículo "What a Woman Can Do With a Camera" (Lo Que una Mujer Puede Hacer con una Cámara) en el Ladies' Home Journal. Es un artículo tan preciso y tan amplio sobre la fotografía, que no sólo ha inspirado a miles de mujeres desde entonces, sino que también a fotógrafos de todo el mundo.

En él, Johnston se refiere a todo el arduo proceso que implica ingresar al mundo de la fotografía, empezando como amateur, hasta convertirse en una profesional, incluidos consejos sobre la utilización de la luz, y sobre el manejo de un estudio fotográfico. Este pequeño manual sigue siendo hasta hoy en día una fuente de consulta tremendamente fiable, y más de uno se sorprenderá con la cantidad de similitudes existentes en la fotografía de aquella época con la actual.


Las Artistas

Son dos las ladies británicas recordadas por sus tempranas contribuciones a la fotografía artística. En el año 1850, Lady Clementina Hawarden (1822-1865) empezó a dedicarse a la fotografía, siendo sus primeras imágenes paisajes irlandeses. Luego de que su familia se mudara a Londres en 1862, ella convirtió el primer piso de su hogar en un estudio, llenándolo de utilería de todo tipo, que luego podría ser vista en sus fotos. Se especializó en retratos, especialmente de sus dos hijas mayores, utilizando distintos disfraces. Su trabajo le valió medallas de plata en las exhibiciones de la Sociedad Fotográfica de Londres en 1863 y 1864.

Foto por Clementina Hawarden (?)

La segunda Lady es Julia Margaret Cameron (1815-1879), quien, a pesar de haber comenzando en 1863, con 48 años, tenía en mente la idea de conseguir que la fotografía sea vista como una forma de arte. Resulta que durante los inicios de la fotografía, existían varias corrientes de fotógrafos que se encontraban en conflicto, una de ellas era la que consideraba que la fotografía debía mantenerse como "auxiliar" del arte, es decir, retrataba con tanta fidelidad la realidad, que no dejaba espacio a la creatividad del fotógrafo, por lo que los pintores y escultores la usaban como una especie de modelo. Así también los científicos, quienes sólo las consideraban herramientas para documentar su trabajo.

En la otra corriente se encontraban los fotógrafos que pugnaban por el hecho de que el mundo considere a la fotografía como un arte. Cameron estaba entre ellos, y para ello realizaba cientos de retratos de niños y celebridades. Y a pesar de que su compromiso con el foco suave era frecuentemente criticado como "técnicamente deficiente" durante el periodo que vivió, luego empezó a formar parte del movimiento pictorialista a principios del siglo XX, muy apreciado actualmente. Sus fotografías ciertamente recorrieron el mundo.

Charles Darwin, por Julia Margaret Cameron, 1968.

A éstas alturas, las mujeres ya no eran sólamente musas o modelos de alguien más. Se estaban convirtiendo en líderes de una generación de artistas que tomaría fuerza durante todo el siglo XX, con figuras de prestigio como la famosa pictorialista Gertrude Käsebier (1852-1934), compañera del famoso fotógrafo Alfred Stieglitz, fundador del movimiento.


Me gustaría, para terminar, mencionar algunos sucesos interesantes, protagonizados por mujeres que dejaron su huella en la historia:

  • En el año 1860, la Reina Victoria de Inglaterra comenzó a coleccionar álbumes de Cartes de Visite. Al hacer esto, las mujeres de la aristocracia empezaron a ayudar con la difusión de la cultura fotográfica.
  • En el año 1861, el censo británico listó 168 fotógrafas y asistentes del sexo femenino. El número aumentaría a 694 en 1871.
  • En el año 1864, Shima Ryu (1823-c.1900), fotografía a su marido, produciendo la fotografía más antigua realizada por una japonesa.
  • En el año 1888, reconociendo el aumento de interés de las mujeres por la fotografía, la Kodak ofrece cámaras y servicios de revelado para madres y "nuevas mujeres".

¡Muchas Gracias! ¡Has llegado hasta el final! ¿Te gustaría dejar algún comentario, opinión, crítica o duda? ¡Puedes hacerlo más abajo! Y las contestaré tan pronto como pueda.

Y si te gustó el artículo ¡No dudes en compartirlo con tus amigos y conocidos!

¡Hasta la Próxima!

Fuentes:
Wikipedia the Free Encyclopedia
Photography, The Whole Story, by Juliet Hacking, Quientessence Editions, 2012, London.
Cliohistory.org

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Hola otra vez! Me agradaría saber qué te pareció este artículo, ¿por qué no dejas un comentario?

¡Recomienda este blog!