Columna del Editor: Las Personas en la Fotografía de Stock, un Análisis Objetivo, con Toques de Subjetividad

Los hombres de negocios llevan maletín.
A eso se dedican.
En esta columna, intentaré analizar los elementos que hacen a las fotografías del género stock, específicamente las que se centran en los seres humanos. Esto, con el objeto de que tanto fotógrafos como observadores, podamos entender por qué existe una relación a veces tan discorde con estas fotos, y por qué tenemos una u otra actitud cuando las observamos.

Tengo que mencionar, en primer lugar, que la fotografía de stock tiene fines comerciales, y están exclusivamente dedicadas a empresas, magazines, periódicos, y otros medios de comunicación. Las fotos siempre se alojan en servicios de hosting o micro-stock, cuyo principal fin es el de servir de proveedores para todos aquellos que necesiten acceso rápido y fácil a estas fotos. Estos servicios los encontrarán como iStockphoto, Shutterstock, etc.

Como las mismas pueden ser compradas una y mil veces, los fotógrafos que las realizan generalmente las componen de tal manera, que puedan servir para diversos usos, es decir, son relativamente genéricas, digamos: la de un padre y un hijo, la de un empresario exitoso... Fotos de este tipo pueden ser utilizadas tanto por bloggers como por empresas grandes, y como motivo del día del padre como de servicios dentales de calidad... Sí, así de grande es este medio.

Les recuerdo que si bien me estoy refiriendo a la fotografía de stock, sólo me enfoco en la parte de los retratos genéricos. En este post, también dejaremos de lado a los retratos conceptuales, de los cuales hablaré en otro momento.


Cuando vemos imágenes como las que componen este post, podemos apreciar el hecho de que todas comparten algo en común, así que vamos a definir cuáles son las características que notamos primeramente:


Las fotos no cuentan ninguna historia de forma específica o particular:

Ya sea un empresario feliz con su maletín en mano, o varias personas reunidas sin ningún motivo aparente, notamos que en todos los casos, las fotos sólo se limitan a mostrar eso, pues el resto de la posible historia, se la deja a la imaginación de su público.

¡Esta reunión es tan increíble! Siempre recordaremos el tiempo que pasamos juntos gracias al fotógrafo que contratamos.

Como ya mencioné más arriba, ese es el objeto de este tipo de stock, no decir demasiado, ni estar demasiado enfocadas en algo en particular, a modo de que puedan ser utilizadas por la mayor cantidad de gente posible, y que para cada caso, las mismas puedan ser adaptadas a todos los contextos posibles.

¿Cómo se da esto último?

Imaginemos que en el primer plano, tenemos a dos personas vestidas de manera formal, observando una computadora, y aparentemente discutiendo algo.

Si colocamos esa fotografía en el portal de una Facultad de Derecho,  asumiremos que las personas, o bien, son abogados, o bien, son estudiantes analizando un caso. Si la colocamos en la Web de una empresa de arquitectos… bueno, ya saben a qué me refiero.


Los personajes siempre reflejan expresiones exageradas:

No hace falta que en este punto me explique demasiado. ¿Es factible que un hombre vestido de saco y corbata, y con un maletín en mano, se ponga a saltar alegremente en medio de un prado? Sí, es factible, pero es poco coherente en el desarrollo de la vida cotidiana. 

¡Trabajamos duro, pero nos divertimos!

Y así como el resto de las fotografías de este tipo, veremos gestos sobre-actuados  y situaciones poco reales más de lo necesario.

¿Por qué nos resultan tan extrañas estas situaciones? (O por lo menos a mí)

Digamos que se debe a algo psicológico, pero realmente no puedo definir nada en particular, y si nos ponemos a debatir sobre el tema, probablemente lleguemos a muchas conclusiones distintas. Lo único que puedo utilizar como excusa –ustedes elijan la suya-, es que resultan poco reales.


Las fotos estás tremendamente bien expuestas:

Soy una mujer de negocios tan estresada... no necesito que me pongan subtítulos.

Esto es algo que realmente envidio en este género, porque sabemos bien lo difícil que es lograr exponer de forma correcta cualquier composición; pero así también, considero que este hecho es uno de los principales detractores del género, ya que resalta con mayor fuerza el hecho de que las fotografías fueron realizadas en un estudio, y probablemente nunca saldrán del mismo.


Las personas que participan en la foto son estéticamente perfectas:

Claro, porque son contratados modelos profesionales para realizarlas, pero eso también le quita el halo de realismo a las fotos. Y siendo claros, agradecería ver a personas, digamos, más comunes; por lo menos, supongo que haría a las imágenes más digeribles.

No lo sé... ¿pero qué tal si probamos con Arial?


Considerando que a lo largo de los años, este tipo de fotografía casi no ha variado en absoluto, y tampoco lo hará en los siguientes, creo que por el sólo hecho de que pude enlistar una serie de características. Diría que éstas hasta pueden convertirse en reglas y matrices.

Y el motivo por el que así se mantiene, es porque, si observamos con detenimiento todos sus elementos, notaremos que a los fotógrafos, empresarios y editores, les resulta más rentable y accesible. 

"Im", zorro astuto, casi te me escapas ;)
Los fotógrafos de stock siempre se han enfrentado al dilema de elegir entre rentabilidad o creatividad, y en un mercado tan competitivo, brutalmente competitivo en realidad, como es el del micro-stock, por lo general veremos que la conveniencia y el bajo riesgo son los que resultan ganadora en la mayoría de las ocasiones.

Por lo general, a la comunidad fotográfica, éstas imágenes les parecen sosas, por todas las razones que mencioné, pero hay que admitir que si algo logró la fotografía de stock, es mostrarnos el lado positivo de la vida ¿Tan amargados somos que no soportamos ver a otras personas felices en todo momento de sus vidas?

Como se habrán dado cuenta, he elegido, más o menos, algunos de los ejemplos más ridículos de stock, y si bien son incontables las fotografías que caen en estos patrones, es cierto que también existen loables casos en los que simplemente corresponde un aplauso... ¡Pero no se los mostraré aquí!

Fuente de las imágenes: Hubspot.com

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola otra vez! Me agradaría saber qué te pareció este artículo, ¿por qué no dejas un comentario?

¡Recomienda este blog!