Columna del Editor: De Cómo la Fotografía Profesional Se Está Desvalorizando

"Estimado Augusto Ferreira:

Como usted ya sabrá, en pocos días se realizará la inauguración de este importante Evento, en el cual, miles de personas, de todas partes del mundo, se congregarán con el solo motivo de presenciar tal acto. Así que pensamos en que, ya que usted es fotógrafo, y está empezando con esta nueva carrera, le interesaría la idea de ser el Fotógrafo Oficial del Evento. Por lo tanto, sus fotografías serán la "cara" de nuestra organización por los próximos meses. 

Ya hemos visto su portafolios, y ciertamente tiene fotografías espectaculares. Sin duda su estilo y forma de trabajar son perfectos para esta tarea. 

Sin más que agregar, me gustaría aclararle que, aunque no habrá un pago en compensación por el trabajo, la experiencia y el renombre que el mismo le otorgará, le servirán enormemente en su paso por la industria.

Lo Saluda Atentamente
Una Empresa Seria"

¡¿En serio?!

Sin duda alguna es toda una oportunidad... pero sigo leyendo, y veo: "no habrá un pago en compensación", así que imagino los beneficios y pérdidas que tal trabajo me acarrearía... y analizo si vale la pena aceptarlo... ¿Vale la Pena?


Aclaro que esta carta no es real, no refleja ninguna realidad cercana, y tampoco recibí nada por el estilo en ningún momento; pero me preocupa que en algún momento pueda recibir algo parecido. Eso significaría que, pese a que mi trabajo es bueno, excelente incluso, no es merecedor de recibir una compensación. Claro que nadie más que yo, que recibo la carta, piensa eso.

Actualmente la fotografía vive tiempos difíciles, con noticias como la de la solicitud de fotógrafos voluntarios para el Australian Open, o las incontables solicitudes de trabajos gratuitos por parte de muchos; la comunidad fotográfica en general, siente que su profesión no recibe el valor que le corresponde.

Esto se debe en mayor medida a diversos factores, tales como la "Democratización del medio fotográfico", tal como lo había dicho Sebastiao Salgado, así como los avances tecnológicos que ello conlleva.

No me malinterpreten, la democratización no está mal, y ahora resulta mucho mejor que cualquiera que desee, pueda experimentar el amor por la fotografía. Y con la llegada de los smartphones, los grandes cuerpos de cámaras y lentes, quedan en desuso para muchos de nosotros. Estas son buenas noticias para aquellos que nunca dispusieron del dinero suficiente como para entrar al medio con una cámara de alto coste.

Éste es el fragmento de una nota de AltFoto sobre la democratización: "Los avances tecnológicos no hicieron más que abalanzarse uno tras otro y el fotógrafo encontró más y mejores equipos, hasta que a finales del siglo XX y más concretamente a partir de los años 80, las cámaras instantáneas como las Polaroid o las cámaras compactas analógicas de 35mm hicieron que la disciplina fotográfica se democratizara de forma abrupta. Los años 90 fueron los mejores para este tipo de equipos, no así para aquellos profesionales que empezaron a observar cómo ahora cualquiera podía hacer su trabajo. Los avances que facilitaron las labores a los fotógrafos se volvieron contra ellos, consiguiendo mejores equipos profesionales aunque mejorando asimismo la calidad de las cámaras de bajo coste.

Hoy, la película ha quedado abandonada debido a los equipos digitales y a título personal, opino quehemos llegado al límite si pensamos en los smartphones, un sector que está ahogando a las cámaras compactas digitales de gama baja. Hoy, señoras y señores, la fotografía se encuentra masivamente democratizada, así como lo está la cultura gracias a internet; o tal y como lo estará el diseño con las nuevas impresoras 3D, con las que de aquí a unos años, cualquiera podrá descargarse una plantilla para poder crear cualquier útil que necesite. De mientras, aquellos que realmente perseguimos la pasión de dedicarnos profesionalmente a esta fantástica disciplina, tendremos que elevarnos por encima de esta masificación para poder encontrar nuestro hueco".
Y así como menciona el fragmento, existe un grupo de fotógrafos, que sí se ve afectado por esta democratización, y este grupo es el de los profesionales.

El 14 de Octubre de este año, corrió la noticia de que la organización Tennis Australia, estaba solicitando fotógrafos expertos voluntarios, para encargarse de fotografiar el Australian Open, un evento deportivo de fama mundial. Como la participación era voluntaria, los fotógrafos se verían beneficiados con "mucha experiencia" en el ámbito deportivo.

En respuesta a este clasificado (Ya que se publicó como tal), la Media, Entertainment & Arts Alliance (Alianza de Medios, Entretenimiento y Artes), empezó con una campaña en contra de la organización, solicitando que paguen lo debido a sus fotógrafos.

El evento es en Diciembre de este año, así que mientras tanto, estaremos a la espera de noticias sobre el tema.

Por otro lado, también recorrió el mundo la noticia de que el conocido periódico estadounidense, el Chicago Sun Times, despidió a todo su plantel de fotógrafos, para reemplazarlos con medios más económicos, como periodistas y freelancers aprendiendo a fotografiar y filmar con iPhones.

Desde entonces, muchos medios han debatido sobre esta medida, y la ven, quizás, como el principio del fin del fotoperiodismo. Otros, en cambio, alegan a que esto no durará mucho, y que el resentimiento en la calidad de la información (fotos y videos), terminaría por notarse, obligando a empresas como el Sun, a volver a sus antiguos métodos.

Es evidente que la fotografía, en muchas de sus ramas, se está volviendo cada vez más difícil de mantener como una carrera estable, y es necesario que los profesionales sepan cómo sobreponerse a la dificultad de que, literalmente, haya un fotógrafo en cada esquina.


No tengo una respuesta a "Cuál es el futuro de la fotografía"

Lo único que sé, es que lo que está ocurriendo actualmente, es muy probable que se repita, y con mayor frecuencia. Y si bien entiendo perfectamente que la cámara no hace al fotógrafo, hay muchos otros que no lo ven de la misma manera, y lo cierto es que no es su culpa.


Entonces ¿Qué podemos hacer? 

Los trabajos voluntarios no son malos, y en muchas ocasiones, realmente otorgan experiencias valiosas. Pero hay que tener en cuenta que, así como existen fotógrafos amateurs, que no necesitan hacer de dinero inmediato para seguir viviendo su hobby, hay otros que en realidad sí viven de la fotografía, y a quienes la sola solicitud de realizar un trabajo gratis, cuando el solicitante sí está obteniendo beneficios con el mismo, simplemente, les parecerá ofensivo... 

Estas son un par de frases que menciona Bárbara Paván, para AltFoto, en su artículo "7 Prejuicios Molestos Sobre los Fotógrafos", y que, considero que explican con sencillez qué es lo que ocurre en la industria:

  • "Trabajarán barato en agradecimiento: este es otro preconcepto relacionado con la falta de respeto profesional. Muchas personas piden un descuento porque simplemente consideran que se trata de tomar algunas fotos y nada más. No piensan en el valor del equipo. No piensan en el beneficio de haber contratado un profesional. Solamente quieren gastar algo menos de dinero, ¡y encima piensan que el profesional debería estar agradecido! Y es una falta de respeto para el fotógrafo que se dedica a esto.
  • Conozco a alguien que lo hará más barato: todos conocemos a alguien que en teoría puede hacerlo más barato. Y si quieres arriesgarte a contratar a alguien que pueda no tener el mismo nivel de profesionalismo, entonces adelante. Pero recuerda después no quejarte por el resultado."
Explicar a las personas y concientizar sobre esto, es parte del primer paso, y debe de surgir, de los mismos fotógrafos.



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Hola otra vez! Me agradaría saber qué te pareció este artículo, ¿por qué no dejas un comentario?

¡Recomienda este blog!