Lo Previo Antes de Empezar a Filmar con Tu Smartphone

¿Se dieron cuenta?

Llegamos al momento en el cual los Smartphones están dejando de ser simples gadgets para ver películas y videos, para convertirse en complejos gadgets con los que podemos crear películas enteras.

Antes de empezar a escribir un artículo con listas y enumeraciones sistemáticas de los pasos que se deben de seguir para empezar a filmar, quiero compartir con ustedes algunas opiniones mías y un corto análisis escrito por Chandra Steele, escritora de PCMag, sobre el impacto de los smartphones en la industria del cine.

Para esto, junto con el análisis, quiero compartir las películas que forman parte del mismo, sumadas a otras de mi elección, e incluso un documental sobre la filmación digital vs. la película fotoquímica. Con esto, espero que se den una idea de lo que conlleva ingresar a esta industria, los pros y los contras, el esfuerzo, y los distintos puntos de vista.


Películas hechas con pantallas pequeñas han estado llegando a la gran pantalla desde hace más de dos años. El cineasta surcoreano Park Chan-wook ganó el Grand Prix en Cannes por su thriller de venganza, Oldboy, en el 2003, pero utilizó su iPhone 4 para filmar el corto Night Fishing, en el 2011. Hecho por menos de 150.000 U$S, el film de fantasía-horror se estrenó mundialmente y ganó el Golden Bear por Mejor Corto en el Festival de Cine Internacional de Berlín.





En el mismo año, los cineastas primerizos Hooman Khalili y Pat Gilles tomaron un Nokia N8 y empezaron a filmar Olive, un largometraje protagonizado por Gena Rowlands, el cual tuvo una fecha de estreno limitada. También, este año, Macworld debutó con Departure, un film realizado con iPhones, por tres directores diferentes, en tres países distintos.




En la industria del cine, el rodaje digital permanece no sólo como una contradicción, pero también como una controversia. El documental Side by Side, presenta a Keanu Reeves sentado con directores, coloristas, cineastas, e ingenieros, para discutir sobre lo que se perdió y lo que se ganó a medida que la industria avanza, a veces de manera involuntaria, hacia lo digital. En una entrevista con el crítico de cine Peter Travers, Reeves lista las virtudes de trabajar con formato digital, y cuando se le preguntó cuáles son los puntos negativos, pausó y rió, "No se filmó con película".




Y mientras el amor por el film puede ser inefable, una cosa está clara acerca de lo digital: con tantas opciones válidas y económicas para filmar con cámaras digitales dedicadas, filmar en un smartphone es una elección deliberada del director. Podrá ser el equipo menos engorroso que se tiene que cargar, la razón que motiva a los cineastas, o podría ser la manera con la que su gran portabilidad es capaz de abrir posibilidades creativas inexploradas. Entonces es donde aparece el abanico de aplicaciones capaces de añadir efectos especiales, editar películas enteras, y tejer múltiples puntos de vista en un mismo corte, todo desde el mismo dispositivo que los capturó.




El problema es que los smartphones, utilizados independientemente, no son idóneos para filmar películas, hecho que podrán comprobar en el Making Off de Operation, en el video de arriba. Los directores necesitan iluminación externa y micrófonos; mientras que conseguir la toma perfecta usualmente requerirá "steadicams" o estabilizadores, plataformas, carretillas, y todo tipo de soluciones flexibles.

Cada uno sabrá las razones por las que es más conveniente o no el atenerse al cine tradicional o a las nuevas tendencias tecnológicas, pero el caso es, que es decisión del director, y tampoco es un trabajo fácil, siquiera económico del todo.

...Finalmente, mi cortometraje favorito, Framed, el cual espero que les guste tanto como a mí.



Hasta la Próxima! Y como siempre, Carpe Diem...

Fuente: PCMag.com

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Hola otra vez! Me agradaría saber qué te pareció este artículo, ¿por qué no dejas un comentario?

¡Recomienda este blog!