Columna del Editor: El Mundo Sin Fotografía - Parte I - Remontándonos a los Orígenes



Conocemos casi todo de los orígenes de la fotografía, desde la concepción de la Cámara Oscura, hasta los procesos de revelado en placas sensibles a la luz, pero no conocemos la vida sin ella.  Quiero rescatar la importancia de la fotografía en nuestras vidas, y para eso, hoy y durante el resto de las columnas por algún tiempo, voy a intentar sumergirnos en una visión particular del mundo, tal como Alan Weisman hizo con "El Mundo Sin Nosotros". Y éste mundo es, el mundo sin la fotografía.


Antes de entrar en la parte en la que nuestro arte desaparece de la historia, debemos entender la época exacta en la que la fotografía aparece, y por ello debemos referirnos un poco a su historia. Así que para ponernos en el contexto histórico previo al descubrimiento de Daguerre y Niepce, quiero empezar hablando sobre el científico árabe Alhazen (965 a 1040 d.C.), quien llevó a cabo varios experimentos sobre la cámara oscura y la cámara estenopeica, que consistía en una habitación de gran tamaño, completamente oscura en su interior, y con un pequeño orifico circular en uno de sus lados. A través de este orifico pasaba la luz del exterior, la cual reflejaba una imagen borrosa e invertida en la pared contraria.

Luego de eso, en 1521, Cesare Cesariano, alumno de da Vinci, realiza la primera publicación sobre la cámara oscura, y por otro lado, el científico Georgius Fabricus, ya experimentaba con las sales de plata, descubriendo sus propiedades fotosensibles.

En el año 1558, Giovanni Battista della Porta, también científico, realiza una serie de publicaciones encargadas de explicar el funcionamiento de la cámara oscura, tarea que lo hizo popular entre los pintores de la época, debido principalmente a que muchos de ellos basaban sus trabajos en este mecanismo de captura de imágenes, tal como da Vinci lo hacía. 

Fue Gerolamo Cardano, médico y matemático, quien sugirió una mejora importantísima, la cual consistía en una lente en la apertura de la cámara, en comparación al simple orifico o estenopo con el que contaba antes. Ésta lente tenía la facultad de mejorar considerablemente la calidad y la nitidez de la imagen reflejada en el interior de la cámara.

Hasta este momento, la cámara consistía en una habitación completa. Llega el año 1600, y la misma se transforma en un instrumento portátil de madera. Johann Zahn, escritor, transformó esa caja en un aparato parecido al usado en los principios de la fotografía. Por otro lado, con el agregado de un espejo en la caja, se lograba que la imagen dejara de mostrarse invertida.

Durante el siglo XVII, los científicos seguían experimentando con sales de plata, las cuales se oscurecían frente a la acción del aire y del Sol, pero no sabían que en realidad era la luz la que las hacía reaccionar, hasta que científicos como Carl Wilhem Scheele y el suizo Jean Senebier revelaron que las sales reaccionaban con la acción de la luz.

Ya en el año 1685, se considera que la cámara ya está lista para la fotografía, pero todavía no se pueden fijar las imágenes en ninguna superficie, y no pasan sino muchos decenios hasta que finalmente esto se consigue en la época de Niepce y Daguerre.

Ahora bien, ya sabemos que fue Alhazen quien empezó con la cámara oscura ¿Pero cómo sería nuestra vida hoy, si ni él ni el resto de los científicos que lo siguieron nunca hubieran experimentado con ella?

Continuará...

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Hola otra vez! Me agradaría saber qué te pareció este artículo, ¿por qué no dejas un comentario?

¡Recomienda este blog!