Ciclo de Fotografía Callejera: Entrevista con Rocío Franco - Parte 1

Buenas a Todos!

Desde hace tiempo estaba intentando buscar un momento adecuado para dedicarnos a cierto género de la fotografía. Así que, qué mejor que un lunes para empezar este pequeño ciclo.

Caminando por las calles de Nueva York, entre las miles de personas que se mueven a prisa, arriba y abajo, por las calles y los metros, entre profesores y actores, nos detenemos un momento para fijarnos en una fotógrafa particular, quien, a la distancia, vemos que se encuentra fotografiando a un señor aún más particular... "Fotógrafa Callejera", es lo primero que pensamos. Y es esta fotógrafa con quien nos reunimos a conversar sobre lo que hace, ella es la paraguaya: Rocío Franco...

Rocío:

(¿Podrías Ambientar el espacio en donde te encontrás al momento de la entrevista?)

R: Estoy en mi oficina en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, ubicada en el emblemático edificio de la ONU sobre la calle 42 y la 1ª avenida. Es verano en este hemisferio y hace un calor intenso en la ciudad, que nada tiene que envidiar al verano de Paraguay. Estoy aprovechando mi tiempo libre a la hora del almuerzo para responder al cuestionario que me enviaste sobre este tema que tanto me apasiona, la fotografía callejera.


  • ¿Cuál es tu historia, Rocío? ¿Por qué New York?

R: Yo vine a Nueva York en el año 2005, tras haber sido seleccionada para un puesto en la radio de las Naciones Unidas http://www.unmultimedia.org/radio/spanish/ . Estoy aquí hace 8 años. Vine con mi esposo y mi primera hija. Ahora  somos una familia de cinco. Tengo tres nenas y vivimos en Connecticut, el Estado vecino a Nueva York.


  • ¿Cómo y por qué empezaste con la fotografía callejera?

Palomas en la calleR: Comencé a tomar fotos tratando de retomar un viejo pasatiempo de la adolescencia, que era la pintura. Buscaba una forma de expresión artística que no interfiriera con mis horas de trabajo y mis actividades de mamá. Siempre admiré las artes visuales, el poder que tienen las imágenes, tanto en video como la fotografía o la pintura. Por eso tal vez me hice periodista de televisión tratando de incorporar esa pasión en mi trabajo.

No empecé haciendo fotografía de calle en primera instancia. Hubo un proceso de mucha experimentación antes de dedicarme a esta corriente. Al principio tomaba muchas fotos de paisajes, fotos urbanas, naturaleza y objetos que llamaban mi atención. Pero siempre tendía a hacer más fotos de las situaciones que veía en Nueva York. Hasta que con el tiempo me fui haciendo de coraje para dedicarme solamente a la fotografía callejera. Ese es el estilo que más me apasiona, quizá porque existe una conexión entre mi profesión de periodista y el interés por lo social.


  • ¿Cuál es tu rutina, luego de la oficina?

R: Al terminar el día, que es usualmente entre las 5 y las 5:30 pm me voy a casa. Tomo un tren en la estación Grand Central en el centro de la ciudad y viajo hasta mi casa en Connecticut, que es todo lo opuesto a Manhattan. La ciudad de Nueva York es la jungla de cemento y en Connecticut me rodea la naturaleza y el silencio.

Muchas de mis fotos están relacionadas con gente y paisajes que veo desde el tren.

Una siestita en el tren

  • ¿Te manejas como fotógrafa profesional, o sólo tomas la fotografía callejera como un hobby?
Mark, el abogado
R: No hago trabajos de fotografía por encargo, no lo abordo como un negocio, ni siquiera lo considero un hobby. Tampoco vendo mis obras ni las expongo. Al menos no aún. Lo hago por satisfacción propia. Al principio lo veía como un pasatiempo, pero con el tiempo me dí cuenta de que se trata de un estilo de vida.

Es difícil sustraerse del impulso de tomar una foto cuando considero que hay algo que vale la pena. Ando con una cámara siempre lista para disparar. Si no llevo conmigo una profesional, uso mi iPhone.

Tomo en serio la fotografía y creo que eso es independientemente del rótulo que se le otorgue de ser profesional o aficionado. Pienso que cuando uno ve las cosas de esa manera, las casillas están de más.


  • ¿Fuiste a alguna escuela a estudiar fotografía?


R: Soy fotógrafa autodidacta. Leo mucho sobre fotografía, y me gusta encontrar fotógrafos talentosos del género callejero para admirar sus trabajos. Tengo una extensa lista de contactos en la red de Flickr en Internet de los mejores fotógrafos del mundo en esta rama y sigo fervientemente sus obras. Aprendo mucho de ellos, observo la forma en que componen, a quiénes eligen como sujetos, comento en sus trabajos y muchos me siguen en retorno, y dejan comentarios constructivos en mis fotos.

También leo mucho sobre el trabajo de los grandes artistas clásicos de este género como Henri Cartier-Bresson, Robert Doisneau, Vivian Maier, Bruce Davidson, Walker Evans, Robert Frank y Garry Winogrand. Aunque existen muchísimos más que han hecho grandes contribuciones a la fotografía callejera.


  • Hace poco tiempo descubrí tu catálogo enorme en el Flickr, http://www.flickr.com/photos/rociofranco/ , y me encontré con fotografías e historias maravillosas. Otros grandes fotógrafos callejeros, se caracterizan  por la imprevisibilidad de sus sujetos, y por lo tanto, la de sus fotografías en sí. Pero vos te manejás de una forma completamente distinta, ya que en muchas de tus fotografías, no sólo conocemos a los actores que componen la escena callejera, sino que también conocemos la historia personal de cada uno de ellos ¡Eso es algo maravilloso! …Así que, ¿Por qué elegiste esta forma de abordar el género? ¿Qué te motiva?

R: Considero que en este género todavía sigo buscando mi estilo. Por una parte, me gusta hacer retratos callejeros cuando veo a una persona que destaca de la multitud. Le pido permiso, le pregunto su nombre, converso con ella para conocerla y le doy mi tarjeta para que me busque en Internet. Generalmente le doy una copia de su retrato. Pero esta forma de fotografía callejera es muy desgastante, porque implica tener coraje para hablar con extraños. No tomo retratos de ese tipo todo el tiempo, lo hago en ciertos periodos y luego me tomo un descanso mental, como se diría.

Jacques, periodista en un receso, Nueva York


Esa faceta de mi fotografía me costó mucho desarrollar y todavía está en evolución. Me dí cuenta que a mis obras le faltaban un ángulo humano. La calle en sí, el paisaje urbano de por sí, no tenía sentido sin su gente. Por eso me armé de valor para hacer retratos de extraños, quería que mis fotos contaran una historia, que tuvieran más fuerza.

La hermosa joven del sombrero azul



También hago fotos del tipo “imprevisible”, en el que el sujeto no se percata de mi presencia, o no es consciente de que le estoy tomando una foto. Este es el aspecto más debatido de la fotografía callejera y hay muchas discusiones éticas sobre el tema… debido principalmente a que con la expansión de las redes sociales e Internet nadie se siente seguro. Pero no se trata de una nueva tendencia, es casi tan antigua como la historia de la fotografía. Lo que ha cambiado son los temores de la sociedad.

En este tipo de fotografía uno busca captar un momento que no podría reproducirse si la persona posara. Se pierde la espontaneidad, la esencia misma de lo que inspiró esa foto.

Absorta en la lectura (Nueva York)


Mujer esperando en la estación del tren

Hasta aquí llegamos con la primera parte de la entrevista a Rocío Franco, periodista y fotógrafa paraguaya, trabajando actualmente en Nueva York. Así que, continuaremos mañana.

No se pierdan el resto de la entrevista, en donde conocemos los equipos, técnicas y tips con los que se mueve esta excelente fotógrafa.

Muchas Gracias por Seguirnos Amigos Lectores! Nos vemos mañana! Y Carpe Diem!

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Hola otra vez! Me agradaría saber qué te pareció este artículo, ¿por qué no dejas un comentario?

¡Recomienda este blog!