La Sensibilidad ISO: Qué es y Cómo Funciona?

Como ya entramos a esta seguidilla de artículos de tinte un poco más avanzados y técnicos, lo mejor será que sigamos hasta que todos los términos "complicados" de la fotografía desaparezcan de nuestras mentes, y, simplemente, empiecen a formar parte de conocimientos implícitos que utilicemos a la hora de salir a fotografiar por Asunción o Micronesia, no importa donde. Además de servirnos, también, para aprender más sobre cómo funcionan las cámaras.

Y bajo esta premisa, en el artículo de hoy, podemos empezar a hablar de la Sensibilidad ISO, basándome en los contenidos escritos por José Luis Rodríguez, de la página dZoom.org.

Ahora, empecemos mencionando que la Sensibilidad ISO marca la cantidad de luz que necesita nuestra cámara para hacer una fotografía. Este concepto, que viene arrastrado de la fotografía convencional analógica (que por entonces también la conocíamos como ASA), se mantiene en la fotografía digital, aunque sus fundamentos son un poco distintos. Este artículo explica sus fundamentos.

Las películas o rollos están formadas por haluros de plata, millones de cristales transparentes sensibles a la luz, agrupados. Una gelatina actuaba como soporte impidiendo que se agrumen haciendo la veces de vehículo de esa masa lechosa. Esta gelatina, una vez seca, mantiene los haluros suspendidos formando la película propiamente dicha y permite la entrada de líquidos sin necesidad de perder ninguno de los cristales.

El tamaño de estos cristales es lo que marca la sensibilidad de la película y el grano que se aprecia al obtener las copias reveladas.

Por eso si vas a comprar un rollo a algún laboratorio como Kodak o Fujifilm, verás que en sus cajas se aprecia la Sensibilidad de los mismos, de 200 ASAs (ISO 200), por ejemplo.

Con el paso a la fotografía digital, se conservó el concepto de Sensibilidad ISO, aunque el funcionamiento del sensor no tiene mucho que ver en este aspecto, y el resultado, tampoco.

ISO Digital: La Relación Señal-Ruido

Señal es toda la información significativa para construir un mensajeRuido es cualquier otro dato que acompañe a la señal dificultando su transmisión, almacenamiento y comprensión.

En las cámaras digitales, el sensor o CCD es el chip encargado de la captura de la imagen. Está compuesto por una malla de miles de celdas fotosensibles en las que se recibe la imagen formada por el lente.

Cada una de esas celdas genera una corriente eléctrica en presencia de la luz. Esa corriente eléctrica será luego convertida en datos numéricos que se almacenarán en forma digital binaria en la memoria de la cámara dando origen a un píxel... seguro no pensaron que sería tan complicado.

Cada una de esas celdas genera una cantidad más o menos fija de corriente eléctrica (y por lo tanto de datos) al azar, aún en ausencia de la luz y en relación a la temperatura.

La sensibilidad de cada uno de los elementos del sensor es fija, con un valor aproximado equivalente a 100 ISO. Los índices ISO superiores (por ej. ISO 800) que nos ofrece la cámara digital se logran no por un incremento en la sensibilidad de los elementos captores, sino por una amplificación posterior de la señal que estos emiten.

Como estos elementos tienen una emisión de señal de base más o menos fija, al capturar una señal lumínica débil y amplificarla, estamos amplificando también una buena porción de la emisión de datos aleatoria del chip, con lo que se mezclará una cantidad de señal aleatoria sin contenido a la señal correspondiente a la imagen (lo que llamamos Ruido).

Conclusiones

La mayor calidad de imagen con una cámara digital se obtendrá usándola a su menor sensibilidad ISO equivalente.

El uso de Sensibilidades ISO mayores se traducirá en un aumento de píxeles distribuidos al azar, principalmente en las zonas de sombra de la imagen. El ruido, a diferencia del grano, no será proporcional en toda la imagen, sino que se manifestará de forma más evidente en las zonas oscuras.

Foto de AMagill
El ruido se manifiesta más en algunos canales que en otros. Normalmente el canal azul suele ser el que contiene más ruido. Se puede editar este canal posteriormente con algún programa de edición para reducir el ruido mediante una aplicación de filtros, por ejemplo.

Pero cuidado: es fundamental realizar una correcta exposición en nuestra foto independientemente del ISO que tengamos seleccionado, ya que utilizar ISOs bajos a costa de subexponer en exceso una foto puede dar como resultado fotos de peor calidad que las equivalentes bien expuestas con ISOs más altos.

Estoy totalmente seguro de que cuando hayas terminado de leer este artículo, todavía seguirás con la duda de cómo llevar la Sensibilidad ISO a la práctica con tu cámara, y también querrás  ver resultados con distintos ISOs y demás, es decir, con diferentes niveles de sensibilidad y en distintas condiciones de luz, si acerté... entonces no te pierdas los siguientes artículos sobre Sensibilidad ISO, ya que como dije en artículos anteriores, esto no es fácil.

Espero que te haya servido! Hasta la próxima! Carpe Diem Gênts!

Fuente: dZoom.org



No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Hola otra vez! Me agradaría saber qué te pareció este artículo, ¿por qué no dejas un comentario?

¡Recomienda este blog!